Volar con caña de azúcar

Por Ricardo Villanueva

Brasil inició el vuelo de aviones utilizando combustibles alternativos.

Primero fueron los autos con motores impulsados por combustible derivado de la caña de azúcar. Ahora Brasil vuelve a sorprender al aplicar la tecnología del biocarburante en aviones, en un intento por mitigar la influencia de los motores que funcionan con combustibles producidos a partir de restos fósiles, y que en 2011 alcanzaron una marca nada envidiable de 31.6 mil millones de toneladas de CO2 lanzado a la atmósfera.

De la cifra anterior, el 45% procedió del carbón, 20% gas natural y 35% del petróleo, y de éste gran total, el transporte aéreo representó 2% del CO2 producido por el hombre. En una industria, la aérea, que cada año mueve más de 2.4 millones de pasajeros, manteniendo al mundo conectado y generando más de 33 millones de puestos de trabajo directos e indirectos.

En cuanto a tecnología, las aeronaves actuales son 70% más eficientes que los modelos anteriores en relación al consumo de combustible. Sus motores consumen menos carburante, además de poseer un diseño más aerodinámico y ligero. El reto es que utilizan el mismo tipo de combustible de los primeros modelos… hasta ahora.

LLEGÓ EL CAMBIO

El vuelo inicial de la aeronave de la compañía brasileña Azul Brazilian Airlines, un Embraer E195 equipado con motores GE, se convirtió en la novedad, al funcionar con combustible renovable desarrollado y producido a partir de la caña de azúcar procedente de plantíos sustentables a través de la tecnología más avanzada de Amyris. Por si fuera poco, los motores producen menos ruido, al igual que emisiones contaminantes.

El primer vuelo significó un paso muy importante para la industria de la aviación brasileña y mundial hacia el transporte aéreo sustentable.

Conocido como Azul + Verde, este proyecto inició en noviembre de 2009 con el objetivo de evaluar el desarrollo de un combustible renovable con el cual se podrían reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. Además de proporcionar una alternativa a los combustibles fósiles; la iniciativa representa un paso importante hacia una industria aérea sustentable.

"El compromiso de Azul es reducir nuestra dependencia de los productos de petróleo actualmente con un costo muy volátil, lo cual escapa de nuestras posibilidades de reducir de nuestros costos. El principal objetivo es innovar en nuestra oferta de servicios, utilizando las mejores tecnologías para reducir nuestra huella de carbono, así como crear conciencia entre nuestros clientes de que eligen una aerolínea interesada por el medio ambiente, pero que está tomando medidas para su conservación", comentó Flavio Costa, director de operaciones de Líneas Aéreas Azul.

82 POR CIENTO MENOS CONTAMINANTE

Un análisis de ciclo de vida y estudio de sostenibilidad desarrollado por el Instituto Brasileño de Negociaciones Comerciales Internacionales (Icone), indica que el aerocombustible renovable de Amyris para jets podría reducir las emisiones de gases de efecto invernadero hasta un 82%, en comparación con el combustible convencional procedente de restos fósiles.

"El combustible renovable de Amyris está diseñado para ser compatible con las especificaciones del combustible para jet A/A-1. Para ello, hemos emprendido con éxito una serie de pruebas para medir su desempeño", agregó John Melo, presidente y director ejecutivo de Amyris. "Este vuelo de demostración marca un importante hito en nuestro programa de combustible para aviones y nos permitirá continuar en la búsqueda de nuestra certificación y metas de comercialización".

El combustible, conocido como AMJ 700, se produce a través del uso de microorganismos modificados que funcionan como fábricas vivas, al convertir la caña de azúcar en un hidrocarburo renovable puro. El proceso da como resultado un combustible renovable para jets, el cual cumple los requisitos más rigurosos de la industria aérea, así como lo de la Sociedad Americana para Pruebas y Materiales (ASTM).

COMBINACIÓN DE COMBUSTIBLES

Una mezcla de combustible convencional para jets y combustible renovable producido a partir de la fermentación de la caña de azúcar brasileña se utilizó en el vuelo de demostración, la primera de su tipo en la aviación brasileña.

"Durante las pruebas en tierra de los motores en las instalaciones de GE, en Ohio, realizadas a principios de este año, el combustible renovable de Amyris cumplió con todos los objetivos de las pruebas necesarias, y, combinado con la última tecnología de los motores de GE, comprobamos que puede ayudar a que la industria de la aviación alcance sus objetivos ambientales de reducción de los gases de efecto invernadero", comentó Steve Csonka, director de Aviación de Estrategia Ambiental y Ecomagination de GE.

"El combustible renovable empleado no requirió de ninguna modificación o adaptación en la aeronave para el vuelo de demostración", dijo Mauro Kern, vicepresidente ejecutivo de Tecnología e Ingeniería de Embraer. "Las pruebas llevadas a cabo por Embraer con el combustible renovable de Amyris fueron un éxito. Esto confirma el potencial de rendimiento de este combustible renovable, ya sea por razones técnicas o ambientales. Estamos muy contentos con el éxito tecnológico de este proyecto, a la vez de comprometidos con el desarrollo de tecnologías líderes, como los combustibles renovables, que pueden contribuir con la sostenibilidad de la industria de la aviación".

"Azul cree en gran medida en la tecnología de Amyris. Brasil cuenta con abundantes zonas de tierra cultivable, lo que permite sembrar caña de azúcar de manera que no desplace otros cultivos, como los alimenticios", detalló Adalberto Febeliano, director de relaciones institucionales de Azul Airlines.

El proyecto, que contó con el apoyo institucional de Banco Pine, BR Aviation, Total y el Banco Interamericano de Desarrollo, espera la adopción del combustible renovable en los vuelos comerciales en el mediano plazo, con una producción a gran escala económicamente viable.

AZUL AIRLINES

Azul Brazilian Airlines tiene una cuota de mercado brasileño superior al 10%, es la tercera mayor aerolínea de Brasil, conectando 48 destinos y 47 ciudades, con más de 400 vuelos diarios. Opera actualmente una flota de 54 aviones, incluyendo 42 jets Embraer 195 y 12 turbohélices ATR 72-600. Azul ha atendido a más de 19 millones de pasajeros. En 2011, Azul, fue electa la mejor aerolínea de Brasil por las revistas Travel and Tourism y Flight Revue.

Más Información:

www.voeazul.com.br

AMYRIS

Amyris es una empresa integrada por productos renovables, enfocada en proveer una amplia gama de productos alternativos sustentables, sustituyendo los derivados del petróleo. Amyris utiliza su plataforma industrial de biología sintética para convertir los azúcares de las plantas en una variedad de moléculas de hidrocarburos -bloques de construcción flexibles que pueden ser utilizados en una amplia gama de productos. Amyris desarrolla y produce ingredientes renovables para cosméticos, sabores y fragancias, polímeros, lubricantes y productos de consumo, y también diesel renovable y combustible para aviones. Amyris Brasil, subsidiaria de Amyris, supervisa el establecimiento y la expansión de la producción de Amyris en Brasil.

Más Información:

www.amyris.com

EMBRAER

Embraer es el mayor fabricante mundial de jets comerciales de hasta 120 asientos, y uno de los principales exportadores de Brasil. Con sede en São José dos Campos, en São Paulo, tiene oficinas, instalaciones industriales y servicios al cliente en Brasil, China, Francia, Portugal, Singapur, así como U.S. Embraer, donde diseña, desarrolla, fabrica y vende aviones y sistemas para la aviación comercial, ejecutiva y defensa y segmentos de seguridad.

Más Información:

www.embraer.com

GENERAL ELECTRIC

GE Aviation, una unidad operativa de GE, es proveedor y líder mundial en el desarrollo de motores de jet, turbohélice y helicópteros, así como componentes y sistemas integrados para aplicaciones comerciales, militares, empresariales y aviación general.

Más Información:

www.geaviation.com